A partir de los siete años los niños son capaces de mirar más allá y tienen una perspectiva amplia de lo que aprenden. Aplican sus conocimientos en